15 de marzo de 2010

Kashmir: El fanatismo recíproco.


Fotografía de Óscar Villanueva.

- Alguna vez leí un texto de un profesor de la facultad de filosofía que decía algo como que el amor más sinceramente expresado es aquel que se transmite en una tercera lengua. Es decir, cuando las dos personas enamoradas no comparten el lenguaje materno y se comunican por medio de un tercero, uno que ambos aprendieron y es el único por el que pueden entenderse. Las palabras se escogen más cuidadosamente y el amor pasa de ser una simple sensación a algo premeditado y consciente.

Comunicarse por medio de un tercer lenguaje ofrece limitantes y ventajas. Posiblemente pasa con frecuencia que no se encuentran las palabras adecuadas para decir lo que se quiere decir, pero entonces se recurre a otros métodos de expresión, unos que permitan ir más allá del terreno de las palabras. Así que cuando se recurre a la música para acompañar ese segundo lenguaje, las dificultades se desvanecen y se refuerza la necesidad de dar a conocer lo que intenta salir. Kashmir es una banda que compone en un lenguaje del que se han apropiado y algunos de nosotros los recibimos del mismo modo: apropiándonos de un lenguaje que no es el que aprendimos desde el nacimiento, pero que sirvió para colocarnos en un estado emocional pocas veces habíamos experimentado.

Nunca había visto que una banda se mostrara tan agradecida, tan sorprendida, tan conmovida. Fue la recepción del público lo que provocó que sobre el escenario también se gestara cierto tipo de fascinación ante lo que tenían enfrente. Lo describen claramente en su myspace: estaban agradecidos porque después de estar casi 20 años con la banda, se sentían como rock stars.

Fui a dos de sus conciertos en la ciudad de México, al primero y al último. El del martes 9 de marzo estuvo bastante tranquilo comparado con el del viernes, que fue tan sorprendente como conmovedor. Para empezar, el concierto duró poco más de dos horas y las pausas entre canciones eran mínimas. No hubo un solo momento en el que flaqueara la entrega de los integrantes de Kashmir y en mi cabeza se quedó grabada la expresión de Henrik Lindstrand, el tecladista, cuando empezaba Ruby Over Diamond: "what a wonder is to see youuu", mientras señalaba a todo el público.

Hubo diferentes matices durante la presentación. Desde la agitación y el movimiento trepidatorio del piso mientras tocaban Sufring the Warm Industry hasta los gritos desgañitados y manos cruzadas a la altura del pecho durante Miss You. En muchos momentos los aplausos fuera de ritmo se tenían que usar como manifestación de lo que no podía salir de otro modo. Uno de los mejores momentos de la noche fue Lampshade, la primera canción del segundo encore, para la cual Kasper Eistrup regresó solo (con su guitarra) al escenario, luego los demás se le unieron en una interpretación impecable.

Lo que marcó la diferencia entre esta presentación y las anteriores fue tocaron canciones viejitas-viejitas que pocos se sabían y que todo el mundo escuchó con atención (yo me sorprendí por lo mucho que sonaban a los Stone Temple Pilots). No faltaron los fans que no dejaban de corearlas; como Leather Crane, que cerró el concierto después de que el solo de guitarra de Eistrup nos hizo sentir de regreso en los noventa.

Kashmir en la ciudad de México va a ser un evento difícil de olvidar. Fue el primer concierto que recuerdo que una banda haya anunciado por Twitter, cuando subieron una foto del escudo nacional con el pie "the prayer has been heard" el 17 de noviembre. Cuatro meses y tres presentaciones exitosas después, la ciudad está lista para el regreso de la banda, que aseguraron será en diciembre de este mismo año. Espero que vuelva a ser con Ache Producciones.
Twitter Twittéalo Facebook Compártelo en Facebook

6 comentarios: on "Kashmir: El fanatismo recíproco."

Ivan dijo...

Que buen post, justo así se sintió el concierto... ese lenguaje que como dices se creó, fue lo que los tenía y nos tenía "cagados" a mas no poder.

Saludos

Carlos V dijo...

yo no tuve la oportunidad de ir por no conseguir boleto y por que no me gustan tanto, sin embargo mi novia fue y por lo que dice ella y todos parece que fue un gran concierto!

yo fui el lunes al aniversario de arts and crafts que siendo bandas menos conocidas que kashmir también estuvo muy bueno! tomé unas fotos, si las quieren checar, aqui les dejo el link

http://www.flickr.com/photos/velvetphotos/tags/aniversarioartscraftsméxico/

sheila dijo...

Tu reseña expresa el sentimiento de varios que estuvimos ahí. Una banda que sin mas pretensión nos demostró en vivo el amor que le tienen a la música. Una noche que no tendrá fin, ese viernes 12 de marzo 2010,fue hermoso, palpable y cálido. Gracias por tu reseña. Tak Kashmir!!!

César dijo...

excelente reseña, fue muy agradable leerla.
no pude estar ahi presente, pero puedo sentir la muy buena vibra que se respiraba... seguro que en diciembre ahi estare.

radiofloyd dijo...

espero que el concierto se realice para diciembre porque voy a estar alli, no soy de Mexico, y me era imposible para marzo viajar.
Parece mentira pero todo los dias tengo que escuchar alguna cancion de Kashmir.

Anónimo dijo...

que tal una gran gran reseña y pues solo ando compartiendo lo siguiente:

http://www.mediafire.com/?nbtwdok2o1n7i5m

solo dejare el tracklist:

Intro/Melpomene
Rocket Brothers
Petite Machine
Make It Grand
Miss You
In The Sand
Big Fresh
Mom In Love, Daddy In Space
The Aftermath
Surfing The Warm Industry
Lampshade
Cinnamon Girl
Small Poem Of Old Friend
Cellophane

espero lo disfruten mucho

Publicar un comentario