29 de junio de 2008

Disco del Domingo

Por Sofía

No Cities Left comienza tranquilo tranquilito. Lo que necesitamos es simplemente encontrar un lugar donde nunca seamos encontrados. Hay cierta esperanza de descubrir un corazón, una mano, un hogar. Lo que se desea es un lugar al que tengamos acceso, pero que nadie pueda penetrar después. Sin embargo, se alcanza la conclusión: nunca será como nosotros lo queremos.

Muy cerca de muchas cosas antes oídas, el segundo disco de The Dears es una mezcla de buenos recuerdos, bajo el velo de la novedad. Inevitablemente Murray Lightburn evoca la voz de Morrissey, de Damon Albarn y en ocasiones de Jarvis Cocker. Pero no se puede encerrar la esencia de No Cities Left en una comparación burda con grandes figuras que han dejado su marca en estos canadienses; es de hecho, únicamente la voz del vocalista la que nos transporta a sonidos pasados. No Cities Left tiene una identidad propia.

El disco entero es un recorrido por una angustia matizada. ¿Existe tal cosa como una tristeza feliz, agradable, plena? Con The Dears, sí. La tristeza es el común denominador de las canciones de este disco, pero en esa tristeza hay matices que la hacen ver radiante, brillante. La angustia parece disfrutarse, parece presentarse como lo más placentero. Sin embargo, al disfrutarla, vamos cayendo más en la cuenta de lo irremediable de la situación. Aunque en algunos momentos parece que podemos salvarnos, parece que hemos alcanzado ese lugar impenetrable, no es así. Al final tenemos de frente la verdad: todo lo que queremos está perdido, siempre debemos esperar lo peor. Todas las canciones alcanzan un punto de optimismo revelador pero se consumen en un final decadente. No hay otro modo. Las composiciones llegan a un clímax instrumental que logra transmitir el camino cuesta arriba que se intenta dominar, para luego sólo dejarnos caer. El disco solo se salva de este decadencia en un track: Don't Lose The Faith... El gramo de cordura que hay que conservar antes de hundirse en la sumisión ante lo irremediable.

En un experimento despreciable, enojoso y que para nada deben ustedes practicar en casa ya que es una cosa posmo y abucheable, tomé el primer párrafo de la primera canción y el último de la última.

Last night all the horrible
Things in life
Start through my dreams and
I just want to shine it up,
Shine it down or shine off

Let's just keep fighting
the end of the world
We will hold hands and
We will make plans
For Life

No encontraremos ese lugar privado del mundo, no queda ninguna ciudad… Contra todas las cosas horribles de la vida no podemos más que hacer planes. Al final qué nos queda si no una pelea contra el fin del mundo.
Twitter Twittéalo Facebook Compártelo en Facebook

13 comentarios: on "Disco del Domingo"

FPT dijo...

muy lindo album, muchas gracias!

Raff dijo...

Oh, el disco del domingo ha regresado, sólo por eso le daré una escuchada a el de este domingo. =)

Anónimo dijo...

quedado quedado quedado, desde hace mucho paso de moda :P

LifeBoxset.com dijo...

Mogwai en México por Barry de Mogwai

http://www.lifeboxset.com/?p=821

Diego dijo...

Pues será pasado de moda, pero no cabe duda que una vez lo escuché y vaya que si transmiten tristeza, ideal para las tardes de lluvia como esta. La música es atemporal (y).

PD: Jajajaja, esta recagada esa reseña de Barry.

Zu dijo...

hablando de grupos que ya vinieron a mexico y aunqeu no esta relacionado, como es que nadie hizo una reseña de datarock? muy mal chicos, muuuuy mal...

es mi nombre Berenice dijo...

Zu, yo fui y estuvo buenísimo BUENÍSIMO, bueno de no mamar. Pero me caga hacer reseñas porque no me acuerdo del setlist, ni de si sonaba bien, sólo recuerdo que la pasé bien y que azoté mi trasero contra una pared mientras los de Datarock bailaban con el pecho desnudo y peludo ahí bien sudadote.
Pero sí escribí una nota con entrevista y todo a Fredrik Saro... rea? No recuerdo el apellido. Te la mandaré.
El concierto: no mamar, qué pinche y honesta buena noche.

Qué bonitos los Dears, qué bonito disco. Por eso no escribo reseñas.

Zu dijo...

jaja, pues no esta tan mal esta pequeña reseña Berenice: estuvo bueno, azotaste el trasero contra una pared y los de Datarock lucieron sus figuras.. jaja...

Y me encantaría leer tu entrevista! Por cierto que todavia me debes la de Erlend, ehem, ehem..jaja... en fin, si me la mandas te lo agradeceré mucho y gracias por la minireseña... ;-)

marxsister dijo...

Buenísimo el disco!!! Yo no sé como no lo había escuchado antes. Tks Sof.

HBR dijo...

Creo esto ya lo había leído antes, sera porque soy fan de los Dears gracias a ti Sofía, este blog es la estafeta de los blogs de música en México, tal vez sea solo un Déjà vu...

Sofía dijo...

Ya lo había publicado antes, en mi blog personal, hace casi dos años!

Anónimo dijo...

...yo por eso no hago reseñas. ja.

Lluvia dijo...

Al Caminar por las calles de Montreal totalmente intoxicada y sin rastro alguno de self-respect no dejaron de sonar en mi cabeza, me observaban y querían enseñarme por las malas a sentir toda la tristeza contenida en su música.
Saludos.

Publicar un comentario