25 de mayo de 2008

Festival Xtremo, fiasco extremo

Por Daniel
Fotografías de Rodrigo Jardón

El cartel del Festival Extremo 2008 generó cierta expectativa. Sin duda, los grupos internacionales ameritaban ir al Ajusco; en medio de la nada, por caminos sinuosos y terracería. Así estábamos; sin poder dormir una noche antes, con las ganas de poder acampar o viajar los dos días, a fin de cuentas prometía mucho estar ahí.

La cita era a las 9 de la mañana del 17 de Mayo de 2008. Las puertas se abrirían para lo desconocido, para la fiesta, para el rock and roll, la convivencia, la gente nueva, de todas partes. Por fin llegamos mi novia y yo a las 10:30 en carro, porque debíamos regresar en la noche para actividades el domingo muy temprano. Con boletos en mano, listos para entrar, llegamos a la desviación donde sería el festival: el Chapulín, un camino de terracería... pero justo ahí encontramos el primer retén. Con la certeza de que ya faltaba poco, bajé del carro a preguntar. "No joven, todavía no hay acceso, por lo menos hasta las 12". Sorprendido pregunte por qué; además, según el cartel, los grupos empezaban a las 12. "Sí, joven, pero son órdenes de allá arriba". Ya estábamos ahí, a esperar.

Aproximadamente las 11:45 nos dejaron subir, como yo iba en carro pude pasar relativamente rápido. Casi al llegar, otro retén, esta vez el del estacionamiento. Me explicaron que ahí, en la entrada del estacionamiento, tenía que bajar mis cosas, suponiendo que me fuera a quedar a acampar, y que sólo uno de nosotros podía entrar al estacionamiento. Expliqué que tenía que regresar esa misma noche y que no pensaba acampar.



Segundo error, increíble. Primero no dejarnos subir hasta casi 3 horas después de la hora de acceso; segundo, a la hora de pagar mis respectivos 50 pesos, como mencionaba la página oficial del evento, me dicen que si me quedo los dos días tenía que pagar 90, y si me quedaba uno, por 50 pesos me tenía que salir antes de las 00:00 horas. Seguí explicando que el evento terminaría aproximadamente a las 2, pero básicamente no les importó, así que pagué los 90.

Claro, si ibas a acampar, tenías que bajar tus cosas y esperar al chofer del carro y ahora sí, a caminar con maletas y todo como dos kilómetros para llegar a la puerta de acceso al festival. Lo logramos, casi a las una de la tarde ya estábamos en la entrada, sólo era cuestión de entregar los boletos, nos dieran nuestra pulsera y a rockear. ¿Y ahora qué? Como hemos visto, la organización había sido pésima hasta ahora, pero aún sería peor: la gente del festival no tenía pulseras, así que tuvimos que esperar formados cerca de una hora para empezar a entrar. Vaya, error tras error, la gente muy molesta, chiflando, gritando y por supuesto muertos de frío, recordemos, el bosque del Ajusco.



Finalmente casi a las 2 de la tarde pudimos entrar, con enojo y todo ¡por fin estábamos en el Festival Extremo 2008! Entonces todo sería felicidad... ja, pero no fue así: para empezar, en el lugar de campamento simplemente no cabía la gente que estaba y mucho menos la que iba a llegar. Primero expandieron más la zona y finalmente acabaron acampando por todos lados, al lado de los escenarios, de las zonas de bebidas y comida (por cierto, muy caro todo: no puede ser que una chela la vendan en 85 pesos y la comida igual de cara), hasta me tocó ver gente metida con su casa de campaña en la zona VIP. Impresionantemente mala organización, además que de lo prometido… piruetas, bici extrema y pared para escalar, no había en absoluto nada.

Finalmente se hizo la música. Exactamente a las 15:57, cuatro horas después de lo programado, tocó la primera banda, Drakma. Al parecer la tardanza era porque muchas bandas todavía no confirmaban su asistencia. Como a las 17:10 se escuchó el sonido metalero de La trenza de la abuela, muchos se acercaron al escenario a pesar de que la lluvia seguía. Por lo menos la gente se reanimó y pensó que no había perdido tanto tiempo, dinero y agrado por el festival.

Después, según yo y mucha gente con la que comenté, las siguientes 3 bandas ni siquiera estaban en el programa y con las bandas que tocaban antes, nadie nunca supo qué pasó. Por otro lado, un error más: los escenarios estaban demasiado juntos.

Muy interesante la participación de Royal Club. Rafael, el vocalista, no aceptó que sólo tocarían cuatro canciones y simplemente no se quiso bajar del escenario; por supuesto le cortaron la corriente de luz, los abucheos no se hicieron esperar y Rafael bajó sumamente enojado, incitando a la gente a quejarse y si era de manera violenta, qué mejor.

Después de la escenita, –que yo justifico hasta cierto punto– y la molestia del público, vino Natty Congo Crew, que con su reggae puso a bailar al público renuente por los acontecimientos pasados. Para eso de las 19:30, corrió el rumor de que Los Weeds estaban a punto de subir, pero no fue así. Según se decía, cuando llegaron simplemente les dijeron que ya no iban a tocar, qué poca madre. Al final acabaron tocando Los Elásticos, buenos los muchachos, se rifaron a pesar de todo, tratando de animar a la banda.

Quizá esto más que una reseña es una queja por la mala producción y organización, pero fue lo que vi y viví. No sólo yo sino gente que llegó mucho más temprano y tuvo que esperar aun más.

Pues toda una desgracia. Yo aproximadamente conté más de 10 bandas que no se presentaron, no sé si cancelaron o simplemente no las dejaron tocar. Ese fue el caso de The Acids, Sr. Bikini, Marky Ramone, La Nana Pancha y Gondwana.

Sin duda Moby dio mucho de sí, se entregó en la madrugada con un frío del carajo, pero sin perder el profesionalismo: bravo, Moby. Corrió, cantó, hizo vibrar a la banda, tocó la guitarra como maestro, al igual que las percusiones.




–la cara de todos los asistentes
al Xtremo Fest–

Mucho mejor el domingo: aunque con sus detalles también. Nadie tocó de la una a las cinco, hasta que llegó Mad Professor, con varios invitados. Éramos casi seis mil asistentes cuando Stephan Marley subió al escenario a ofrecer un verdadero recital de reggae, generando con canciones de su padre un impresionante ambiente. Un negro de casi dos metros con largas rastas, ondeando una bandera junto a un niño con una bandera más pequeña; excelentes coros y excelentes músicos demostrando lo que saben hacer. Con éxitos como No Woman No cry o Tree, Marley dejó al público completamente satisfecho. Empezó a caer la lluvia mientras Stephen hablaba sobre el movimiento rastafarie y lo feliz que se sentía, de pronto se quitó la chamarra y dejó ver una playera de la selección mexicana; el público se entregó, nadie quería que se fuera, pero aun faltaba mucho más… Underworld.


–Conferencia de prensa–

Aquí fue donde dije: por lo menos valió la pena lo que pagué y pasé. WOW Underworld, ya caída la noche, aproximadamente a las nueve, y con una lluvia densa que finalmente cedió, salieron ellos mismos a quitar los plásticos que tapaban sus aparatos. La gente se volvió loca cuando la segunda canción interpretada fue Born Slippy, por supuesto con una pantalla que dejaba ver muchas imágenes psicodélicas y bastante locas. Fantásticos esos dos ingleses; la banda entregada, bailando, brincando, sintiendo la música hasta las entrañas, simplemente genial.

Finalmente la salida, como era de esperar, con una pésima organización. Carros atascados por el lodazal que hizo la lluvia y todo mundo queriendo salir al mismo tiempo dio como resultado un verdadero desmadre.

Ojalá los organizadores piensen en cada pendejada que hicieron, ojalá les sirva de lección para aprender que no es fácil organizar un festival. Quisiera hasta demandar o que me regresen parte de mi boleto porque simplemente no se vale. En fin, a pesar de que supuestamente es uno de los cinco mejores festivales de América Latina, la verdad es que el festival Xtremo fue un fiasco.



Twitter Twittéalo Facebook Compártelo en Facebook

5 comentarios: on "Festival Xtremo, fiasco extremo"

Diego dijo...

Que horror, pero al menos Moby y Underworld valieron la pena, un destello de felicidad en medio de mucho enojo y mucha impotencia.

Diana dijo...

Muy buena reseña, la verdad es que también sufrimos mucho los que nos quedamos acampando, pero es bien cierto que de no haber sido por la entrega de Moby y principalmente de Underworld (se les estaba mojando el equipo!, li-te-ral), todo habría sido un mayor fiasco.

Junkie dijo...

Para los que llegamos a acampar fue aun peor el asunto, yo calculo que para las 2 de la mañana el frio alcanzaba los -2 grados. Los pies congelados, las sudaderas todas mojadas, la zona de camping atascada (pusimos la nuestra alrededor de las 4am cerquita de las demas, pero fuera de la zona) y un cafe calentado en fogata 20 pesitos nadamas. Enserio, pense que moriria de hipotermia. Para acabarla de matar, ponen la zona de camping en el UNICO escenario que no se quedo callado en casi 24 horas, el de psycho(sin bajar el volumen tantito). En lo personal no me gusta ese tipo de musica y debo de aplaudir a la gente que se quedo sin dormir bailando toda la noche y debo sorprenderme por la que se quedo tirada en el pasto sin cobijas. Las pocas fogatas encendidas hacian que una multitud de gente se colocara alrededor de las mismas, buscando el calor de la fogata y de los demás. La cerveza de 85 pesos a esa hora sabia tibia.
Al siguiente dia el sol nos fastidio 10 minutos, nadie aguantaba el calor, quemaba. Despues, cuando se fué, empezo la lluvia eterna, solo dejo de llover en periodos de 20 minutos y el sol solo salio de nuevo para anunciar que ya se iba. Nos alegro un momento ver unos caballitos corriendo libres por el ajusco para despues apachurrarnos otra hora en lo que comenzo Stephen, sin dejar de llover. Para este momento solo habia a lo mucho 1/3 parte de la gente que habia llegado.
¿Mas de 24 Horas de espera en Xtremo Frio y Xtrema Lluvia para ver a Underworld valieron la pena?
No se que contestar... Si y No.
Saque una terrible enfermedad que hasta ahora se me esta quitando, pero escuchar en vivo Two months off y Jumbo no tiene madre.
Lo mejor: La actitud de las bandas que tocaron y algunas de las que no tocaron, Moby, Stephen, Underworld y los Caballitos.
Lo peor: Todo lo demas. Subrayando: La comida fria y cara, la pesima organizacion.
Lo cagado: No hemos metido demanda, nos quedamos con los bracitos cruzados como buenos mexicanos. Los grasosos tacos capechanos (supongo que de carne de campeche por que no se distinguia de que eran) de a 10 varos que me comi no me hicieron daño.

Anónimo dijo...

Pues les cuento que al caminar del estacionamiento a los escenarios, unos tipos diciendo que eran de seguridad pues que nos salen de la nada y que nos asaltan! nos quitaron varo, celular y hasta mochila! y la seguridad! bien gracias. ya cargado de mala vibra y con mi cuate sangrando un poco debido a un picotazo que le metieron decidimos irnos del lugar.. pues una mala experiencia, lo bueno es que estaba el ollin kan!! más seguro y gratis!

Anónimo dijo...

te apoyo totalmente la verdad la organizacion estuvo fatal habian muchas bandas que valian la pena y algunas no fueron me esperaba un poco mas y espero que si lo vuelven a hacer tengan mas organizacion de todos modos fue una experiencia bastante nueva para mi y ojala lo hagan con mas organizacion por que el proyecto si valia la pena en fin saludos y suerte!!

Publicar un comentario