30 de mayo de 2008

tiki-tiki-chiki-bong-bong

por el Capitán Skandalazo

Son las 9:54 de la noche de un viernes, mi amigo el Ingeniero y yo hemos regresado de cambiar seis envases de Victoria en el Modelorama a dos cuadras de la casa; medio cartón porque tampoco se trata de ponernos pendejos, de todas maneras hay un Oxxo a dos calles por si la sed no se nos quita a eso de las 2 de la mañana, de ser el caso nos tendremos que chingar los meados que venden ahí.

Le acaban de asignar al ingeniero una lap en su trabajo, es un tanto vieja pero suficiente para que juguemos Age of Empires de a dos con los gráficos puestos en alto. Pinche noche de nerds en los noventa vas a decir, pero no nos quedó otra. Después de ver los suplementos de fin de semana que publican los periódicos, chupar en un bar de la Roma era la opción más atractiva, oferta que preferimos declinar ya que eso de salir dos cabrones solos en la noche ya suena medio de putos; sobre todo porque nuestras respectivas panzas y la costumbre que tenemos de balbucear al estar frente a una mujer, nos vuelve invisibles a los ojos de una nalgona. Agrégale a esto que las veinteañeras ya dan hueva, todas usan palabras como rockear al tiempo que hacen gestos dignos del estreñimiento; para tal compañía mejor ahorrarnos el dinero, con los precios del alcohol invitar un trago casi nos anda costando una hora de chinga en la semana. Definitivamente no lo vale.

Cuando todavía estudiábamos, el ingeniero y yo imaginamos que de tener cada fin de semana $150 en la bolsa nuestra vida sería como estar en un documental de Don Letts, nos inmiscuiríamos en la escena roquera de la ciudad. Ahora que los tenemos nos preguntamos ¿cuál escena? De morros siempre nos hizo ilusión disfrutar las noches en un lugar donde la música con base en guitarras se escuchara a todo volumen... Y por supuesto que los hay, pero pinches grupos parece que ni ensayan. Cuando no nos están regañando están haciendo una mala rutina de Alfonso Zayas; si no están tocando acá punketo, están cantando letras que le copiaron a su hermana la que va en secundaria. Los más cool basan su acto en hablar como traductor de Anagrama, mientras los virtuosos fingen estar tocando en su recámara y no ante los oídos del inculto público mexicano que los mal interpreta.

Claro que no todo está perdido, y por eso aguantamos a nuestros respectivos jefes cada mañana a las 9, no todos los músicos nacionales anhelan ser españoles ni se inspiran en chistes de Adal Ramones. No todos tienen su corazón puesto en Toronto ni su imaginación en Londres, hay algunos que nos hablan a nosotros. Aquellos que entre sus obligados cuentan a Jaime López y a Chava Flores. Los mismos que ponen atención cuando van caminando en su ciudad y no basan sus anécdotas sólo en lo que vieron en el cine. Al ingeniero y a mí nos encantaría conocerlos, sabemos que existen porque hemos escuchado a algunos. Estamos dispuestos a brindarles una ronda con tal de gastar el próximo viernes con ellos, en vez de quedarnos encerrados planeando la estrategia por conquistar el mundo medieval.


10 Discos nacionales para tener de menos en tu disco duro.

Selección del Capitán.
  • ¡Qué payasos! - ¡Qué payasos! Según las estadísticas, los lectores de 10:1 comienzan a planificar su familia. Se les sugiere ponerle este disco de 1988 a sus primogénitos.
  • Libres y locos - El Gran Silencio Así suena el caos del país. Están chundos, les gusta el ballenato, la cumbia, el General y Public Enemy. Con todo esto (o mejor dicho, por todo esto) armaron el -a mi parecer- mejor disco del boom roquero a mediados de los noventa.
  • Tequila Coyoacán - Armando Palomas Hasta el título parece un chiste de mal gusto. Humor negro desde Aguascalientes.
  • En vivo - La Gusana Ciega ¿Fresas? Sí. ¿Música para niñas? Claro. ¿Otra de esas descaradas copias del pop británico? Por supuesto. Y con todo esto, dejaron las canciones de chicle más cercanas al realismo mágico que no estén en un libro.
  • Los Ezquizitos - Los Ezquizitos El mejor disco de covers (sin agraviar a los implicados) grabado jamás. La muestra de que no toda la música bien grabada en México está destinada para amenizar las tertulias que organizan las señoras que se visten con fundas de almohada y viven en el centro de Coyoacán.
Selección del Ingeniero
  • El Circo - La Maldita Vecindad y los hijos del Quinto Patio El único disco que ambos consideramos. Por esto y con el poder que me confiere mi conexión de internet, lo declaro el mejor disco de rock hecho en México (aunque no sepamos quién lo escribió).
  • Re - Café Tacuba Las revistas dicen que es el álbum blanco en español. Yo digo que está bueno para conseguir cogerse a una de esas rastas de piernas peludas que andan caminando en el Museo Tamayo. Cien por ciento recomendable.
  • Hurbanistorias - Rockdrigo González Que se mueran los guapos, que envejezcan los niños, que se extingan los abstemios, que se rían los que saben y que lean los americanistas. La grabación emblemática del icono más visible del rock en el país.
  • Caifanes - Caifanes No estaremos viviendo tiempos muy elegantes, pero hasta Saúl Hernández tuvo tiempo de sonreír durante aquellos días en que escribía lo que hasta hoy todos cantamos en las fiestas. Ni el amarguetas ese de Arcade Fire puede presumir de ello.
  • Abuso de Autoridad - El Tri Este no lo conozco pero el Inge. dice que está perrón.


Twitter Twittéalo Facebook Compártelo en Facebook

8 comentarios: on "tiki-tiki-chiki-bong-bong"

Anónimo dijo...

q tipo tan mas de hueva...

Alberto dijo...

Es broma verdad?

limassol dijo...

chinguen todos a su madre

Diego dijo...

Wow, que cambio. :D

Emmanuel dijo...

Aquí puedes ver al compositor del Circo:

http://youtube.com/watch?v=EHf-XxkLHTY

¡Ya quítense el penacho, muchachos!

Paco el masterq dijo...

DATO: Me cae mal Armando Palomas

Jaime dijo...

"[...] Y con todo esto, dejaron las canciones de chicle más cercanas al realismo mágico que no estén en un libro."

¿y eso es un logro? mmmmm...

Anónimo dijo...

damn! me suena a mi vida esa que describes... buen post amigo

Publicar un comentario