26 de febrero de 2007

Musique non stop: cuando dejas de escuchar y te pones a trabajar

por Ricardo*

Mamonamente te podría contar que conocí a Orlando Øye; mamonamente te podría presumir que los de noiselab me regalaron el disco dreams; mamonamente te podría decir que voy a ir gratis al concierto de the whitest boy alive. Mamonamente te podría decir que el viernes 23 de febrero pretendí ser reportero.



Pero estuvo de hueva, aunque si me dijeran ve a otra conferencia de prensa con gusto lo haría; el que me regalen discos y boletos a conciertos me parece motivo suficiente para soportar a una bola de culeros. No te creas, los miembros de the whitest boy alive se portaron muy amables a pesar de que obviamente no les interesaba ir a hablar; me quedó la leve impresión de que ni siquiera los reporteros querían estar ahí, sobre todo después de las indicaciones que hizo la disquera: no se podía hacer preguntas sobre fechas u otros proyectos, debido a sus compromisos comerciales sólo se hablaría del disco Dreams.



Los que saben de estos eventos se quejaban de la impuntualidad de las cosas organizadas por noiselab; la cita, que era a las 10:30, se retrasó una hora provocando desgano en los reporteros. Cuando por fin llegaron los del grupo, se disculparon por el retraso, saludaron uno a uno a los que todavía nos encontrabamos ahí y de inmediato empezó la conferencia.

Si de verdad estás interesado en saber lo que se dijo te recomiendo compres el Reforma, la Marvin, la Sonika o no sé que otra publicación había; seguro que las personas que representaban estos medios tienen más cabeza para sacar una buena nota de esto. A mi parecer no se dijo mucho de relevante; Erlend se emocionó cuando compararon su sonido con The Police (¿o escuche mal?); según Marcin Öz el nombre del grupo no tiene nada de especial mas que el que suene bien al pronunciarlo; Sebastian Maschat dudó por un momento sobre la nacionalidad de Carlos Santana; los tres están de acuerdo y te dan su bendición para que compartas su música con tus amigos, si ya pagaste por ella tienes derecho a regalarla a quien quieras. Daniel Nentwig bajó casi al final de la charla y no dijo una sola palabra.




Lo que llamó mi atención es cómo conocer a un artista de tu preferencia puede llegar a convertirse en una carga cuando lo vuelves tu trabajo. Hasta a la música arruina eso de trabajar.





*esta entrada queda dedicada a Berenice porque ella sí le chinga en su trabajo. Ojalá te publiquen.
Twitter Twittéalo Facebook Compártelo en Facebook

5 comentarios: on "Musique non stop: cuando dejas de escuchar y te pones a trabajar"

es mi nombre Berenice dijo...

Jojo, le chingué porque fui la primera en llegar y la única que iba de saquito.
No me publican, siguen prefiriendo nota de Moderatto o Nacha Guevara.

Y muy cierto, es feo que la gran pasión se convierta en una carga cuando es cosa de trabajo, con prisas y desgano. Como sea no pagar por música se agradece, con gusto aviso próximas conferencias de prensa con onda.

Simplemente Diego dijo...

¿y a que hora ponen la reseña del concierto de Sonic Youth? :)

e. dijo...

Larga vida al malhechismo. Ya ni me quejo porque alguien de 'adentro' me anda cazando. Tal vez sea la PGR. O la Homeland Security. Algún novio ardilla. Vaya usté a saber.

Aquí nos tocó vivir.

(ya va la reseña, ya va).

Anónimo dijo...

Iren muchachitos,
Aquí va el Lineup de Bonnaroo 2007, pa' los que ahorran o los pudientes.
http://www.bonnaroo.com/2007-lineup
http://www.bonnaroo.com/images/admat.jpg

Anónimo dijo...

malhechismo de quien? ¿la homeland security de donde? ¿qué?

Publicar un comentario