14 de diciembre de 2006

Dreams, They Are not What They Used To Be

Por Elsa

(The Killers, 13/ sep / 06)

Llegué al Palacio de los deportes a las 8:20 pm más o menos, es decir, casi rayando y pues uno preocupado…. No sé de qué, pero uno siempre se preocupa por todo, tal vez por que el telonero no iba a ser bueno o, lo peor, que no hubiera telonero (así me sucedió en Bauhaus y ese día, por un puñetero examen, llegué tarde, argh!). Inmediatamente quería ir a mi asiento, pero cuál fue mi sorpresa ver que había chambelanes que ofrecían llevarte hasta tu lugar… a cambio de una propina. Jamás había visto eso en el palacio de los deportes. Lo que me dio vergüenza es que a mi chambelán le di 3 pesos y la tía en frente de mí le dio 20 pesotes al suyo, seguro me tacharon de amarrete y ojete. Pero bueno, eso no me importa, yo iba a ver a The Killers, que, como muchos sabrán, yo ya los esperaba desde hace buen tiempo. De hecho fue grande mi enojo cuando vi que los boletos para pista se habían acabado, pero luego comprendí que eso fue bueno, pues me enfermé terriblemente un día antes y no hubiera podido aguantar tanta gente. Las sillas también tienen algo de bonito.

En fin, ya estaba yo a las 8:30 en mi lugar y que sale el grupo telonero. BENGALA. ¡Válgame! Parece que su destino es sólo ser grupo telonero y eso todavía lo puedo poner en duda. Ya los había visto, también jaja, en el de Franz Ferdinand y ahí me parecieron decentes y eso por que el vocalista llevaba un saco bien bonito (y se le veía muy bien, cabe mencionar). Pero de ahí en fuera jamás me hubiera molestado en seguirlos o algo así. Lo chistoso es que a cada rato el vocalista decía “Killers”, tal vez para que el público aplaudiera más fuerte o algo así. “Ya casi nos vamos Killers!” “Gracias por su apoyo Killers” “Killers”, hilarante. Pero bueno, terminaron como 9:30 y fue cuando me encontré con un buen amigo, Charlie Medina, y su amigo que es mi paisano en la escuela. Estuvimos platicando que Bengala, efectivamente, parece que se pone afuera del palacio de los deportes o cualquier sede de concierto y pasa algo así como:

Bengala: ¿Podemos abrir?

Staff: ¿Traen instrumentos?

Bengala: Sí

Staff: ¿Los saben conectar?

Bengala: Sí

Staff: Pues órale.

Lo siento, fans de Bengala, a mi namás no me caen, pero hasta ahí, no os preocupéis.

En fin, entre pláticas vimos que no se habían ocupado tres lugares delante de nosotros y decidimos esperar y, en todo caso, aplicar el gracioso robo de lugares si no llegaban esos tíos. Platicamos hasta las 9:50 y qué sorpresa al voltear: ya todo a nuestro alrededor estaba llenísimo, atascadísimo sería la palabra correcta, no había visto el palacio de los deportes así desde… ¿Oasis? Creo que sí, no sé con qué concierto compararlo.

10:00 p.m. En punto, me agrada la puntualidad. Empieza un sonido bastante agradable (no sé como cuál) y empieza a brillar el anuncio de Sam’s Town, cubierto de foquitos y de esos papeles que ponen a las casas cuando las están vendiendo. Sale el grupo y empiezan las voces de todo mundo a gritar y cosas así.

Empieza Sam’s Town, claro, y n’hombre, la locura en todos lados. Yo estaba enferma y estaba dispuesta a destrozarme la garganta (Reto cumplido, por supuesto). Lo bueno de haber estado en silla y en la fila Q es que me pude subir a la sillita y gritar y agitar la barda y wow (sólo con un wow lo puedo expresar).

Siguió Enterlud y luego When You Were Young y de ahí ya no recuerdo el orden (supongo que recuerdo esas tres por que siguieron el orden de Sam’s Town). Somebody Told Me desencadenó gritos entre las mujercitas y la grilla varonil, oh, tantas ganas de tirar algo y yo en una silla, snif. Show me your Bones, efectivamente, también movió y bien duro. Ahí me di cuenta de que Brandon Flowers es bastante lindo, guapetón.

Una canción que me fascinó sin lugar a dudas fue Bling (Confessions Of a King). Es que esa canción tiene ese algo especial, es tan… no sé, ¿enérgica? No, bueno, esa palabra no, ni que fuera gatorade. Pero de que esa canción me encantó, no puede haber duda alguna. Después de esa canción me aventaron un vaso de cerveza. No me enojé ni nada, sí, sí la burla, ¿eso qué? yo también me hubiera burlado, pero, dicho sea de paso, hay que aplaudir el tino de esos muchachos, yo vi desde dónde salió el vaso y pues aplausos, camaradas.

Hubo dos partes, la primera terminó con Mr. Brightside, que también la había estado esperando todo el concierto. Supongo que todo mundo, por que también fue el hit del momento. Regresaron al escenario, siguieron el concierto y, para finalizar, These Things that I’ve done y el Exitlude, donde todos corearon y estrellitas con celulares y gran GRAN final.

Sin embargo, como siempre, hubo algo malo: No tocaron Midnight Show y yo tenía muchísimas ganas de escuchar esa canción. ¡El concierto hubiera sido perfecto! Me llena de rabia. Siempre pasa, ¿por qué hacen eso? Argh.

¿Qué puedo decir? A mí si me gustó un buen el concierto, valió la pena expresar en cada rincón de mi entorno mi emoción tremenda.

SIN EMBARGO, para finalizar, estoy en desacuerdo con Sof con eso de que por la edad no rockeas tanto o no te mueves igual. N’hombre, eso que se quede con la invención de la televisión y los videos vintage de cómo salvarse de un ataque de bomba atómica (que pueden ver aquí, es inevitable y bastante jocoso, Duck and cover. Además, Sof, tú estás rechava, en la flor de tu juventú, hazte. Creo que te pareció una canción larga por que, tal vez, como ya es algo característico en nuevas bandas (en algunas, digo), mantienen un estándar de sonido igual, eso no se puede negar jojojo. Y no sé si sea bueno, pero, de ser verdad, pega.

Aunque, si nos vamos por lo de la edad, yo estoy entre entre la chaviza 15 – 20 y me puedes refutar todo (¿Quihubo? “Refutar” jaja), pero de estas cosas uno nunca sabe. Ni teniendo 10 ó 70 años. El punto es deleitarse. Sí. It’s Magic, you know.


Twitter Twittéalo Facebook Compártelo en Facebook

2 comentarios: on "Dreams, They Are not What They Used To Be"

Mephisto dijo...

Que bueno que pudiste disfrutar apesar de que estabas un poco enferma, los conciertos hay que disfrutarlos a lo máximo, no importanto la edad, yo tengo 26 y eso no me impide gritar a los que he ido

Sofia dijo...

Elsa, tienes mucha razón, me azoto como si tuviera 60 años... pero ya platicaremos más al respecto...

Publicar un comentario